Parque de Safont

Después de que mi vieja Nikon F ftn de 1968 pasase por panatronic y me recuperaran el fotómetro, tocó dar un paseo para probarla y donde mejor que el Parque de Safont, justo detrás del aparcamiento disuasorio frente a la estación de autobuses.

Es una pena el estado de abandono en el que se encuentra la noria, diseñada para regar los jardines y el pequeño estanque, nunca se ha puesto en marcha.

He utilizado una de mis películas favoritas, la Kodak 5222 double X, aunque no está concebida para fotografía de 135mm sino para cine, me encanta como funciona.

Los atardeceres de invierno desde este parque son una gozada, teniendo unas vistas privilegiadas desde el Tajo.

Y aquí tenéis a la madre que me trajo al mundo, quedaban algunas fotos en el rollo y quien mejor para ser retratada. (Esta semana seguro que no me invita a comer).

El equipo utilizado fue:

Cámara: Nikon F ftn.

Objetivos: Nikkor 35-70mm f3.5 AIS  y Nikkor 135mm f2.8 AIS.

Película: Kodak Eastman 5222 Double X. EI 200.

Revelador: Kodak HC-110, 1+31, 5:00 minutos a 20ºC.

 

Exhibición aérea de la Fundación Infante de Orleans

La Fundación Infante de Orleans o FIO, es un organismo sin ánimo de lucro en el Aeropuerto de Madrid-Cuatro Vientos para la conservación del patrimonio aeronáutico de España principalmente por medio de aviones históricos en condiciones de vuelo, así como la muestra de dicho material por medio de un museo y exhibiciones en vuelo.

El primer Domingo de cada mes , se organiza una exhibición en vuelo por parte de la fundación.

La exhibición consta de dos partes, el corralito estático en el que los aviones son expuestos y los visitantes pueden verlos de cerca, hablar con los pilotos y escuchar la visita guiada que se hace por megafonía. Normalmente, a las 12:30 el corralito se cierra, para que los aviones sean arrancados y salgan a volar de 13:00 a 14:00, en distintas formaciones de varios aviones o de vuelos individuales.

Cabina de Havilland DH89 “Dragon Rapide”. 1934. Está pintado con los colores de la aerolínea Iberia.

De Havilland DH-60 “Moth“. 1925. Detalle.

La exhibición en vuelo comenzó con un “velero”, un Slingsby T-45 Swallow de 1957, remolcado por un Dornier Do-27 Casa C-127 de 1954.

Este planeador avanza unos 30-40 metros por cada metro que pierde de altura.

Continuamos con un de Havilland DH89 “Dragon Rapide” de 1934.

Este avión tiene capacidad para 8 pasajeros, con una velocidad máxima de 253 km/h y un alcance de 920 km.

Es famoso por ser el modelo de avión que trasladó al General Franco de Canarias a Tetuán para tomar el mando de las tropas sublevadas en Julio de 1936 e iniciar la Guerra Civil.

Bücker Bü 131 Jungmann. 1934.

El Bücker Bü 131 Jungmann (“hombre joven” en alemán) fue un entrenador básico de los años 1930 fabricado en Alemania por Bücker Flugzeugbau.

Focke-Wulf 44 Stierglitz. 1932.

El Focke Wulf 44 Stierglitz (“Jilguero” en Alemán) es un biplano biplaza Alemán diseñado para vuelo de entrenamiento.

Boeing-Stearman Kaydet. 1933.

El Boeing-Stearman fue un biplano utilizado como avión de entrenamiento militar en los Estados Unidos durante los años 1930 y 1940.

De Havilland DHC-1 Chipmunk. 1946 y Aisa I-115. 1952.

El de Havilland está pintado con los colores de la Royal Canadian Air Force.

Piper L-14 Army Cruiser. 1945.

La Piper L-14 es un un avión ambulancia polivalente con capacidad de corto alcance, para llevar a cabo observaciones aéreas, ajuste de tiro de la artillería y con capacidad para un piloto, un enfermero y una camilla con un enfermo o herido

Pitts S2A Special. 1967.

El Pitts Special es un avión acrobático biplano liviano diseñado por el estadounidense Curtis Pitts, ganando muchas competiciones desde su primer vuelo en 1944.

El Pitts Special dominó el mundo acrobático de la competencia entre 1960 y 1970 y, aún hoy, sigue siendo un potente avión en las categorías inferiores.

Nos deleitó con una pequeña tabla de vuelo acrobático.

Y el que es para mi la joya de la colección de la FIO.

Polikarpov I-16 Rata/Mosca. 1936.

El Polikárpov I-16 (en ruso: И-16) fue un caza de fabricación soviética; de diseño revolucionario, fue el primer monoplano con ala cantilever y con tren de aterrizaje retráctil.

Esta unidad fue fabricada en 1937, recuperada en Carelia (Rusia) en 1992, restaurada en Novosibirsk y adquirida por la FIO en 1997, está decorada con los colores y la designación utilizados por el as español D. José María Bravo, que derribó 23 aviones enemigos a los mandos de un aparato similar en defensa de la República durante la Guerra Civil Española.

Os recomiendo efusivamente la visita a las exhibiciones el primer domingo de cada mes, salvo agosto y enero que no hay, es un placer ver a estas piezas de museo en perfecto estado de vuelo.

El equipo utilizado fue el siguiente:

Cámara: Nikon Df.

Objetivos: Nikkor 50 f1.4 AF y Nikkor 70-200 f2.8 VR + TC x1.7.

 

 

V Certamen Internacional de Grandes Rapaces

Este fin de semana he asistido en Corral de Almaguer, invitados por Grupo Aviar , junto a varios compañeros de la Asociación Fotográfica de Toledo al V Certamen Internacional de Grandes Rapaces, ha habido exhibiciones, caldereta popular y muchas actividades.

La cetrería con ayuda de águilas reales, es una de las formas de caza más sostenibles y selectivas que existen y el ser humano lleva practicando esta modalidad cinegética desde hace miles de años.
A esta concentración asistieron verdaderos maestros de la cetrería en España, pero también de países como Alemania, Francia, Italia, México, República Checa, Portugal o Bulgaria, entre otras. Este año contó además, con el apoyo de la International Association for Falconry and Conservation of Birds of Prey (IAF), miembro del comité de patrimonio cultural e inmaterial de la UNESCO.

Lo mejor del día fue poder acompañar a varias partidas de caza de cetreros con sus Águilas Reales, y aunque la nuestra no fue muy fructífera, sólo levantamos unas pocas liebres y no hicieron presa en ninguna, pudimos ver en todo su esplendor lances espectaculares de las águilas detrás de las liebres, la naturaleza es así.

Muchas gracias a Gregorio e Iván por las fotos, por la compañía y por vuestra amistad, y a Tomás e Itziar de Grupo Aviar por la invitación y las atenciones.

Como pesa el 300mm por los pedragales, para la próxima, me busco un caballo o me pongo en forma, después de más 10 km pateando, me dolían hasta las pestañas.

El equipo utilizado fue el siguiente:

Cámara: Nikon D700.

Objetivos: Sigma 120-300 f2.8 EX + TC 1.4x y Nikkor 50 f1.4 AF.

Monopié Benro MP-98 n6.

Barrancas de Castrejón y Calaña

Las Barrancas de Castrejón y Calaña son un conjunto de cortados y cárcavas del río Tajo, situadas entre los municipios españoles de Burujón, Albarreal de Tajo y La Puebla de Montalbán a unos 20 km de Toledo capital, también conocidas como las Barrancas de Burujón.

A los pies de los cortados se sitúa el embalse de Castrejón y en lo más alto el Pico del Cambrón que se eleva a más de 100 metros de altura.

Las fotografías están realizadas con una película un tanto “peculiar”, la ADOX CMS 20 II.

Después de que Kodak dejara de fabricar la mítica Technical Pan en 2004 , otros fabricantes como ADOX y Rollei se lanzaron a cubrir el lecho de mercado de película técnica, fabricando la ADOX CMS 20 II y la Rollei ATP.

La ADOX 20 CMS II es una película  ISO 12 de elevado contraste, grano extremadamente fino y altísima resolución, hablando teóricamente de un máximo de 800 lp/mm –pares de líneas por milímetro-, no existiendo objetivos de uso convencional que lleguen a esos parámetros, equivaldría a un sensor de unos 500 Mpx, sí, está bien escrito, no sobra ningún 0.

Para este rollo he usado un IE -índice de exposición- de ISO 20, sin prelavado para evitar excesos de contraste, con su revelador dedicado, Adotech III, 1+9, 7:00 a 24°C, agitación constante durante los 30 primeros segundos y una inversión suave cada 30 más.

El tiempo de fijado fue sólo de 60 segundos, siguiendo las recomendaciones del fabricante, ya que debido a su grano ultra-fino, fijar más tiempo , puede dañar las luces altas.

En esta escapada, estuve acompañado por amigos con cámaras de gran formato, pudiendo disfrutar verlos trabajar con placas 4×5 y 8×10, en sus Shen Hao y Chamonix, una pasada.

El equipo utilizado fue:

Cámara: Nikon F5.

Objetivos: Nikkor 24mm AF f2.8 D, Nikkor 50mm AF f1.4 , Nikkor 200mm f4 AI-S.

Película: ADOX CMS 20 II.

Revelador: Adotech III, 1+9, 7:00 minutos a 24ºC.

Filtros: Kenko Rojo R1, Kenko amarillo Y2.

Trípode y cable disparador.

Escáner: Epson v700.

 

 

 

 

Parque Nacional de Cabañeros

Este pasado sábado hemos realizado la tradicional visita anual que hacemos en la Asociación Fotográfica de Toledo al Parque Nacional de Cabañeros.

El Parque Nacional de Cabañeros forma parte de la Red de los 15 parques nacionales de España, que constituyen una selección de las mejores muestras del patrimonio natural español, y es, junto con las Tablas de Daimiel, uno de los dos Parques Nacionales presentes en el territorio de Castilla-La Mancha.

Además el territorio cuenta con otras figuras de protección en el marco de la Red Natura 2000: es una Zona de Especial Protección para Aves (ZEPA) y un Lugar de Importancia Comunitaria (LIC).

Este año por la escasez de lluvias, estaba todo extremadamente seco y los ciervos muy delgados.

Aún así pudimos fotografiar algún buen macho custodiando celosamente su harén de otros pretendientes.

En Cabañeros está uno de los núcleos de cría más importante del mundo de buitre negro, alcanzado en 2014 la cifra récord de 204 parejas reproductoras, volando 169 pollos, pudimos observar algún ejemplar en la lejanía, siendo mucho mas arisco que los Leonados de esta fotografía que dejan acercarse algo más.

La joya de la corona es el Águila Imperial Ibérica, en grave peligro de extinción.

Disculpen la calidad de la fotografía, está realizada con el teléfono móvil y un telescopio terrestre.

Mi grupo del 4×4.

El Gran Ángel Serrano en plena acción.

También se realizó una prueba de equipos Canon, suenan bien esos cencerros, pardiez.

Por la tarde había programada una visita al Boquerón de la Estena que no realicé, ya la conocía, los motivos fotográficos son escasos, así que preferí irme por los cerros y realizar una panoramica de Navas de Estena.

El equipo utilizado fue el siguiente:

Cámara: Nikon D700.

Objetivos: Sigma 120-300 f2.8 EX + TC 1.4x y Nikkor 50 f1.4 AF.

 

Retratos con Míriam

A veces sin nada preparado salen fotografías que otras veces, después de horas de preparación, maquillaje, luces de estudio, vestuario, etc. no quedan, ni parecidas.

Esta sesión de retrato fue completamente improvisada, sin maquillaje, sin iluminación artificial, ni siquiera un reflector, hecha con película química a la vieja usanza en un parque.

Muchas gracias a Míriam por prestarte a posar así de improviso, queda pendiente una sesión mas elaborada.

El equipo utilizado fue el siguiente:

Camara: Nikon F5.

Objetivo: Nikkor 135 f2.8 AI-S.

Película: Adox Silvermax 100.

Filtro: Kenko Y2 SY-48 amarillo suave.

Revelador: Silvermax, 11 minutos 1+29 a 20°C.

Escáner: Epson V700.

 

 

Molinos de viento de Tembleque

A 55 kilómetros de Toledo, junto la autovía A-4 se ubica el municipio de Tembleque, famoso por su Plaza Mayor del siglo XVII.

En el año 2000 se reconstruyeron dos de los tres molinos de viento, que estaban arruinados, situados en un cerro próximo a la localidad.

Nos acompañó un día “espactacular” para esto de la fotografía, con unos cielos cargados de nubes amenazando tormenta, de hecho por la tarde cayó una tromba tremenda.

Para realizar estas fotos, he utilizado una película de “nueva generación”, ADOX silvermax 100, de alto contenido en plata, que ofrece un DMAX, o densidad óptica mayor, ya había usado algún rollo antes pero no deja de impresionarme la calidad que tiene.

La latitud, o rango dinámico como se dice en nuestros días, de esta película no deja de sorprenderme, siendo junto con la fujifilm acros 100 una de mis favoritas para este ISO.

Gracias a mi amigo Héctor Lorente por inmortalizarme en estos menesteres, espero que disfrutes tu nueva D610 y no tardes en volver a La Mancha a acompañarme en estas correrías fotográfico-festivas.

El equipo utilizado fue el siguiente:

Cámara: Nikon F5.

Objetivos: Nikkor 14-24 f2.8 G, Nikkor 24 f2.8 D, Nikkor 50 f1.4 AI, Nikkon 135 f2.8 AI-S.

Película: ADOX Silvermax 100.

Revelador: Revelador Silvermax, 1+29, 11 minutos a 20ºC.

Filtros: Cokin P degradado neutro, degradado tabaco y degradado naranja, polalizador tiffen y hoya amarillo suave.

Escáner: Epson v700.

 

 

 

 

Cementerio Alemán de Cuacos de Yuste

En la maravillosa mancomunidad de La Vera, en el norte de Cáceres, cerca del Monasterio de Yuste, en el municipio de Cuacos de Yuste, se ubica un camposanto militar.

En él están enterrados muchos de los soldados, aviadores y marinos alemanes de la Primera Guerra Mundial y Segunda Guerra Mundial que llegaron a las costas y tierras españolas debido a naufragios o al derribo de sus aviones.

El gobierno alemán, a través del Volksbund Deutsche Kriegsgräberfürsorge (organismo encargado de velar por los cementerios de guerra alemanes), decidió reunir en un único lugar los cuerpos de los soldados alemanes repartidos por España.

Todas las sepulturas son iguales y únicamente tienen una cruz en granito oscuro. Como inscripción figura el nombre del soldado, su categoría militar, así como su fecha de nacimiento y muerte.

Destacan los 38 marinos fallecidos en el hundimiento del U-77 frente a las costas de Calpe, los cinco submarinistas pertenecientes al U-966, un tripulante del U-760, otro del U-454, uno del U-447, cinco del U-755, uno del U-955 y uno del U-39 de la I Guerra Mundial, así como numerosos pilotos y tripulantes de la fuerza aérea (Luftwaffe). Igualmente existen 8 lápidas con la inscripción “Ein Unbekannter Deutscher Soldat”, dedicadas a los restos de 8 hombres cuya identidad no se conoce.

Como casi siempre en mis correrías fotográficas, colabora mi gran amigo David Utrilla  que quedó retratado de esta guisa:

 

El equipo utilizado fue el siguiente:

Cámara: Nikon FM

Objetivo: Nikkor 28-70  f2.8 AF-S

Película: Kentmere  100

Revelador: Kodak D76 1+1, 11 minutos a 20ºC.

Escáner: Epson v700.

Fuente: Wikipedia.

Molinos de Campo de Criptana

En la Mancha alta, se ubica un precioso municipio famoso por conservar diez molinos, tres de ellos son del siglo XVI: Molino Burleta, Molino Infanto y Molino Sardinero.

 

Posiblemente Don Miguel de Cervantes se inspirase en los de Campo de Criptana al escribir la aventura del capítulo VIII de la primera parte, de El Quijote.

 

 

Los molinos de agua se usaron de siempre para la molienda del grano, pero, hacia el siglo XVI, el interior de la Península fue azotada por una sequía, lo que llevó a una búsqueda de nuevas fuentes de energía.

Los últimos cruzados que llegaron de Tierra Santa y la llegada de la Orden de Malta a España se consideran los posibles emisarios de la construcción de los molinos de viento.

 

 

En el 1870 hubo un declive en la molienda de los molinos por la aparición en el mercado europeo de los granos americanos, rusos y australianos.

De todas formas su declinar fue lento. La harina para el pan fue lo primero que tuvieron que dejar de fabricar.

No obstante, la harina de almortas y la molturación de piensos para el ganado siguió hasta el siglo XX.

Queda noticia de que en Campo de Criptana, los molinos funcionaron hasta entrados los años 50.

 

 

El equipo utilizado fue el siguiente:

Cámara: Nikon F3.

Objetivos: Nikkor 24 f2.8 AF-D y Nikkor 50 f1.4 AF.

Filtros kenko amarillo suave y naranja..

Película para cine: Kodak eastman 5222 double-X con EI. 200 ISO.

Revelador: Kodak HC-110 B- 5 minutos a 20ºC.

Escáner: Epson v700.

Fuente: Wikipedia.

Abejarucos en Calera y Chozas

El año pasado tuve el placer de ir por primera vez a los hides o escondites que gestiona José David Gómez en la localidad toledana de Calera y Chozas, Hides de Calera que nos preparó un taller de fotografía de abejarucos para los miembros de la Asociación Fotográfica de Toledo.

 

El abejaruco europeo o abejaruco común (Merops apiaster) es una especie de la familia Meropidae que vive en Eurasia y África.

Se caracteriza por la policromía de su plumaje. Mide entre 25 y 29 cm de largo,​ y una envergadura alar entre 36 y 40 cm.​ Pesa entre 50 y 70 gr.

Ave inconfundible por la multitud de colores que presenta: pecho azul, vientre verdoso, cabeza canela, cuello amarillo y la lista negra que adorna su ojo, pico típico de insectívoro, largo, fino y algo curvo.

 

Posee un agudo sentido de la vista que le permite distinguir una abeja a aproximadamente veinte metros.

Suele escrudiñar los alrededores desde una atalaya sobre la que se posa en busca de insectos. Cuando divisa alguno que pasa cerca, se lanza sobre el y lo pinza con el pico.

Sus presas preferidas son sobre todo abejas, pero no le desagrada ningún otro insecto volador: mariposas, libélulas, tábanos, avispas y abejorros. A estos últimos, una vez pinzados con el pico, los mata y después los golpea hasta que el aguijón se desprende para poderlos engullir.

 

Nidifica en los taludes del curso medio de los ríos y muy comúnmente en los taludes y terraplenes de las carreteras.

Horada un agujero en la pendiente, de trayectoria oblicua de unos 20-30 grados respecto de la horizontal, que puede llegar a los 2 metros de longitud. Al final de dicho agujero acondiciona una pequeña cámara donde pone de 4 a 6 huevos blancos directamente en el suelo y que incuba entre 19 y 21 días.

 

El equipo que utilicé es el siguiente:

Cámaras: nikon D700 y D300.

Objetivos: Sigma 120-300 f2.8 EX y Nikon 70-200 f2.8 VR.

Teleconvertidores Sigma 1.4x y Nikon 1.7x.

Trípode Benro con rótula de balancín GH2.

 

Fuente: Wikipedia.