Castillo de Riba de Santiuste

Después de la visita a las Salinas de Imón, impresionados por el castillo que veíamos al fondo vigilar toda la zona, nos encaminamos a Riba de Santiuste.

El castillo de Riba de Santiuste es una fortificación española situada en Riba de Santiuste, pedanía de Sigüenza.

Fue construido en el siglo IX en época andalusí con el fin de defender la zona de la conquista castellana y sufrió una ampliación y reconstrucción a finales del siglo XII de parte del obispado de Sigüenza.

Formaba un sistema de fortificación junto a otra atalaya situada en el cerrillo de la Horca, al noreste, donde subimos campo a través para realizar la siguiente panorámica:

Castillo de Riba de Santiuste

Se encuentra situado en lo alto de una aguda mota que domina Riba de Santiuste y el valle del río Salado, existiendo un puente para cruzar el río y acceder a la zona del castillo.

Puente y castillo
Castillo de Riba de Santiuste
Castillo de Riba de Santiuste

En lo alto del cerrillo de la Horca, hay unos huecos excavados en la piedra de los que no tengo ni idea su función, si alguien lo sabe, me encantaría que lo comentase:

Cerrillo de la Horca

Dimos un paseo alrededor del castillo, disfrutando la zona:

Castillo de Riba de Santiuste

Mientras estábamos fotografiando el castillo, un numeroso bando de buitres leonados revolotearon sobre el castillo, brindándonos un espectáculo natural impresionante.

Buitres
Buitre leonado

Da gusto llevar un compañero fotógrafo como David, que me inmortalizó de esta guisa:

Un servidor

Lógicamente, siempre le devuelvo la foto:

El gran David Utrilla

Al interior del castillo no accedimos, es propiedad privada y la subida está cortada con una cadena, no nos daba tiempo para más, el Castillo de Atienza esperaba, pero eso es otra entrada…

El equipo utilizado fue:

  • Cámara: Nikon Df.
  • Objetivos: Nikkor 14-24 f2.8 AF-S y Nikkor 28-70 f2.8 AF-S.
  • Filtros: Progrey degradado neutro suave GND 0.9, y polarizador Haida.

11 respuestas a «Castillo de Riba de Santiuste»

  1. Yo creo que los huecos del canchal eran para dejar la bota al fresco mientras uno ve planear a los buitres.

    Estupendas fotos aunque sean de una conespejo y estupenda compañía.

  2. Hola!
    Genial reportaje con un blanco y negro soberbio.
    Uffff, con las ganas que el tengo yo a esa comarca entre Atienza y Sigüenza!!

    ¡Saludos!
    Antonio

  3. El día fue un espectáculo… había ganas de salir. Veo que has aprovechado bien la luz.
    Esta fue la tercera vez que visitaba el castillo de Riba de Santiuste, estuve revisando archivo y tengo malísimas fotos del interior con la Oly E500 y varios años después con la Nikon D300… está claro que el fotógrafo era muchísimo peor, pero joder… como cambian las herramientas.
    Un lugar que me fascina, esa vista del cerro con la que arrancas el artículo, me pone los pelos de punta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.