Castillo de Guadalerzas

El Castillo-Hospital de Guadalerzas se encuentra a 18 kilómetros de la localidad de Los Yébenes, dentro de una finca privada.

El castillo fue construido por los musulmanes sobre un punto estratégico que defendía la antigua calzada romana que unía Toledo y Córdoba.

Fue terminado en 1078 para defender el paso del congosto, desfiladero que comunica los valles del Algodor y del Bracea, con la comarca de Malagón.

Después de la conquista de Toledo por Alfonso VI en 1085, el castillo es tomado y la comarca se convierte en frontera y área de continuos enfrentamientos entre cristianos y mahometanos.

La Orden de Calatrava funda en el castillo el hospital de “Godalferga” en 1173:

Era de mili y dozientos y diez, (año 1173). El Maestre viendo que muchos de los cavalleros desta orden y otros vasayos suyos salían de las batallas heridos, y para mejor curados convenís aver una casa en la Orden disputada para ello, fundó un hospital en el castillo de Guadalerza, que es dos leguas de Yébenes, y dotóle de todo el término redondo que al presente ”.

Tras la derrota de la batalla de Alarcos en 1195, el castillo vuelve a manos musulmanas.

La toma definitiva no se producirá hasta las Navas de Tolosa en 1212:

El obispo Jiménez de Rada relata cómo fueron dos vasallos de Alfonso VIII, Alfonso Téllez y Rodrigo Rodríguez, los que cercaron la torre de Guadalerzas, la “batieron con máquinas” y la tomaron por la fuerza.

En 1572 Felipe II vende el castillo y la dehesa de Guadalerzas al Cardenal Silíceo para que instale allí el Colegio de Doncellas Nobles de Toledo.

En el siglo XIX, Don Matías Nieto Serrano, mandó restaurar y acondicionar el castillo entre 1870 y 1872, construyendo almenas, chimeneas y todo lo que fue necesario para reconvertirlo en vivienda.

Tras la guerra civil, la fortaleza fue definitivamente abandonada.

Actualmente las estructuras del castillo están muy deterioradas debido a las condiciones del lugar y al estado de abandono, si en un futuro cercano no se realiza una intervención, en los próximos años solo quedaran ruinas.

Castillo de Guadalerzas
Castillo de Guadalerzas
Castillo de Guadalerzas
Castillo de Guadalerzas
Castillo de Guadalerzas
Castillo de Guadalerzas
Entrada
Matacán y escudo del Cardenal Silíceo
Castillo de Guadalerzas
Castillo de Guadalerzas

El motivo principal de esta salida fue que había previsto un eclipse penumbral de luna , y ya que no había ninguna nube, aprovechar para situarla en una fotografía en pleno eclipse sobre las torres del castillo.

Después de cenar y de un rato de charla con los compañeros, volvimos al castillo, ya con cámara digital, trípodes y utensilios para realizar fotografía nocturna.

Eclipse penumbral Guadalerzas

La previsión de la luna sobre la torre era a partir de las 06:02, así que quedaba una larga noche de chanzas y fotos a la luz de la luna.

Eclipse penumbral Guadalerzas
Castillo de Guadalerzas
Castillo de Guadalerzas
Castillo de Guadalerzas

La siguiente fotografía se realizo a las 06:19 de la madrugada, son dos tomas fusionadas con diferentes exposiciones, una para la torre y otra para la luna.

Eclipse penumbral Guadalerzas
Eclipse penumbral Guadalerzas

Llegó el amanecer y la hora de volverse para casa:

Castillo de Guadalerzas

Mi amigo Dani López me retrató de esta guisa, muchas gracias.

El equipo utilizado fue:

  • Cámaras: Nikon FM2 – Nikon Df – Iphone 8.
  • Objetivos: Nikkor 14-24 f2.8 AF-S, Nikkon 28-70 f2.8 AF-S, Sigma 120-300 f2.8 EX.
  • Película: Kodak Double X 5222. IE 200.
  • Revelador: Kodak Xtol 1+1. 10:00 min. a 20ºC.

18 respuestas a «Castillo de Guadalerzas»

  1. ¡Hola!
    Maravillosa entrada, Eduardo. Me gusta mucho, mucho la introducción histórica.
    Jo, una excursión estupenda … nunca he practicado la fotografía nocturna. Me gustan mucho las fotografías que compartes. Me atrae mucho, mucho … y las horas de charla y espera, también.

    Un abrazo!
    Antonio

  2. Buena historia y buenas fotos. es curioso como va la historia, a veces dirigida y otras por puro azar modelando el espacio. Me autoinvito para la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *