Retratos con Míriam

A veces sin nada preparado salen fotografías que otras veces, después de horas de preparación, maquillaje, luces de estudio, vestuario, etc. no quedan, ni parecidas.

Esta sesión de retrato fue completamente improvisada, sin maquillaje, sin iluminación artificial, ni siquiera un reflector, hecha con película química a la vieja usanza en un parque.

Muchas gracias a Míriam por prestarte a posar así de improviso, queda pendiente una sesión mas elaborada.

El equipo utilizado fue el siguiente:

Camara: Nikon F5.

Objetivo: Nikkor 135 f2.8 AI-S.

Película: Adox Silvermax 100.

Filtro: Kenko Y2 SY-48 amarillo suave.

Revelador: Silvermax, 11 minutos 1+29 a 20°C.

Escáner: Epson V700.

 

 

16 opiniones en “Retratos con Míriam”

      1. Y sin preparar eheee… anda que si la preparas. Muy buenas me encanta ese toque analógico, que algunos no podemos manifestar, los hijos de la digital, siempre tenemos esa asignatura pendiente. Enhorabuena, unas fotos que dicen mucho.

  1. A veces lo mejores trabajos los culmina la sencillez; un momento ocasional, una belleza natural y sin ninguna preparación, solo con la intuición y el buen hacer del fotógrafo, Para mí uno de tus mejores trabajos. Felicidades chaval.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *